Junio 17, 2018

Lo que se conocía de Islandia en la Argentina en cualquier aspecto, hasta el día de hoy, era muy poco.


País donde reinaron los vikingos, noches cerradas y eternas, los que lo vieron en la primaria saben que su capital es Reikavik y que tienen apellidos que mi teclado se niega a escribir correctamente.

Recuerdo haber leído una Súper Fútbol de finales de los 80 donde decía que se jugaba solamente tres meses al año, porque el resto era imposible a causa del clima (o era Finlandia?, antes de ser un queso).

Desde hoy un conjunto de voluntades, once para ser correcto, que pudieron representar a los casi 400000 habitantes de la isla y obtener un resultado que, al menos, lleva a repensar los estándares del fútbol actual.

No esperen que se repase en éstas líneas nombres islandeses o representaciones heroicas de ellos (para eso recomiendo www.arvalsdeild_Karla.com.is o algo parecido, prueben sacando y poniendo diéresis y otros efectos lingüísticos y van a llegar).

En la Eurocopa 2016 batieron a Inglaterra y para clasificar a su primer mundial dejaron segundo en su grupo a Croacia, que entró por el repechaje europeo.

El 16 de Junio, hoy, se enfrenaron a Argentina, la Argentina de Messi, y diez más.

Todos compramos facturas, reservamos mesa en algún bar con pantalla gigante, o nos juntamos en familia con la idea de seguir la reunión después del partido.

Es decir, armamos la mañana de acuerdo al partido y su duración.

Ya de entrada nomás, hubo una sensación de que no iba a ser tan fácil como los más optimistas pensaban, o directamente fácil como auguraba la mayoría.

Una desinteligencia entre el arquero Wilfredo Caballero y el defensor Marcos Rojo casi termina en el gol europeo. Esa dupla me llevó a mi más tierna infancia, donde uno de los personajes de Titanes en el Ring se llamaba “El Caballero rojo”. La diferencia con los futbolistas argentinos es que el luchador de catch era bueno…

Así y todo los sudamericanos se ponen en ventaja, con la picardía de Agüero.

Teóricamente el problema era batir la férrea defensa islandesa y a partir de allí jugar con la desesperación de ellos.

No se desesperaron, son fríos, viven siempre con temperaturas bajo cero. Y en la segunda que tuvieron (jugada y media en realidad si tomamos como media la señalada líneas arriba) igualaron luego de una serie de rebotes. El hijo de alguien fue, ya que su apellido terminaba en Son.

A partir de allí se volvió a ver lo que se apreció desde que está Sampaoli y varios técnicos antes que él: busquen a Messi!!

No se le puede atribuir al diez que no se haya ganado, en el segundo tiempo generó varias situaciones para Argentina, principalmente cuando fue reemplazado Di María por el boquense Pavón.

Es cierto que erró un penal, mejor dicho se lo atajó un Director de Cine que en sus tiempos libres es arquero (o al revés, el orden de los factores SI altera el producto), pero lo importante es que tomó la responsabilidad y lo ejecutó.

Es el segundo penal que le atajan en tiempo regular a la Argentina en las Copas del Mundo.

El primero fue contra otro nórdico, Suecia en el año 2002, se lo atajaron a Ariel Ortega (pero con la diferencia que de rebote Hernán Crespo marcó el gol). También atajaba otro Cavallero, éste con v corta.

Hasta aquí con las coincidencias porque Argentina quedó eliminada en primera ronda. Detalle estadístico solamente.

Es el primer empate en 17 presencias de Copas del Mundo para Argentina. También para Islandia que debutaba.

Ahora se viene Croacia, que venció 2 a 0 a las águilas de Nigeria. Se le puede ganar, pero se tiene que jugar en equipo y buscando a Messi cuando es preciso, no siempre.

Un dato positivo es que Mascherano se pone la casaca Argentina y se olvida de sus 34 años y que juega en China. Quizás uno de los pocos. Se necesitan variantes por el lado de Biglia (muy lento) y de Di María (muy rápido y atropellado).

Croacia tiene varios conocidos (Modric, Rakitic y Mandzukic, suplente de Higuaín en la Juventus italiana).Vamos a clasificar a segunda rueda, pero hay que mejorar y mucho. Hacer lo que se hizo en el segundo tiempo pero con más variantes y desbordes de los laterales (si Salvio va a jugar de Mercado, es decir marcando y no desbordando, mejor sería que juegue Mercado de él mismo).

Como diría el estadista inglés Winston Churchill “Sólo les puedo prometer sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”.

Con esfuerzo y sudor debería alcanzar. Las lágrimas dejémoslas para los rivales.

Continuamos con los especiales Mundiales. En esta oportunidad Corea-Japón 2002.


Luego del año 2000 y no habiendo ocurrido nada en el Y2K, el primer mundial del nuevo milenio se traslada a Asia y, por vez primera, dos países comparten la concreción y organización del mismo: Corea del Sur y Japón. Ya en la Eurocopa del año 2000 se hizo el primer experimento exitoso de organización compartida entre Bélgica y Holanda.

La puja política entre ambos organizadores (que parte de la ocupación nipona durante la Segunda Guerra Mundial) hizo que durante el partido inaugural el emperador japonés, Akihito, se ausentará de la fiesta. El presidente coreano Chong Mong Joon afirmó “es como si la novia o el novio no se presentarán a una boda, porque no es una cuestión de gusto, sino de obligación”.

Los debutantes en ésta oportunidad fueron 4: Senegal, Eslovenia, China y Ecuador.

En las eliminatorias se produce la mayor goleada de la historia de los partidos organizados por FIFA. Australia vence 31 a 0 a Samoa Americana, a razón de un gol cada 3 minutos.

En esta ocasión, al ser dos seleccionados de los llamados débiles los organizadores, y debiendo garantizarse el acceso mínimamente a segunda ronda de los locales (en pos de garantizar la continuidad de los negocios publicitarios y en definitiva el éxito del mundial) las ayudas arbitrales fueron indisimulables.

El encuentro de octavos de final entre Corea e Italia fue dirigido por el ecuatoriano Byron Moreno. Expulsa a un italiano, Francesco Totti (“hemos jugado once contra doce” definiría locuazmente) luego de la protesta por un clarísimo penal no sancionado y anula un gol, además de inclinar constante y considerablemente la cancha. El árbitro reconoció expresamente, con posterioridad, que su arbitraje perjudicó a los europeos. Hacia Septiembre del mismo año la FIFA lo suspende por 20 partidos por su arbitraje en Liga de Quito y Barcelona, ambos de su país. En 2010 es arrestado por tráfico de drogas en el aeropuerto de Nueva York, donde con posterioridad pasó 30 meses de prisión en una cárcel del mencionado Estado. De Moreno poco, de oscuro mucho.

Italia, por su parte, juró vendetta y el Perugia, de la segunda división del Calcio, expulsa inmediatamente de sus filas a Ahn Jung Hwan, el delantero coreano que convirtió el gol de oro y los eliminó del torneo. El periódico Il Messaggero titula “Llegó a Perugia en un Daewoo y de Perugia se irá a patadas en el culo”, cerrando la parabólica metáfora.

Curiosa paradoja la de los azzurros, en el 66 los elimina Corea del Norte, en el 2002 sus primos del Sur. Podría decirse que garantizar que no se independice ningún estado de alguna de las dos Coreas se ha convertido en cuestión de Estado para el primer Ministro italiano…

En cuartos de final el perjudicado, siempre contra Corea, fue España, al anulársele dos goles lícitos. El referee fue el egipcio Gamal al Ghandour.

“Si España no ganó fue porque ellos no quisieran que lo hiciéramos” sentenció Iván Helguera, delantero hispánico refiriéndose a los árbitros. Si bien el egipcio no fue sancionado como el ecuatoriano, su arbitraje siempre fue puesto en duda y más aún tras el escándalo que se desató en la FIFA en 2011 con comprobaciones de arreglos de partidos.

Argentina, por su parte, comete uno de los errores más comunes en éste tipo de competencias, llega a su pico de rendimiento un año antes del Mundial, venciendo de punta a punta en las eliminatorias, pero quedando eliminado en primera ronda de la Copa.

El vigente campeón Francia debuta perdiendo ante el debutante Senegal y también se retira en primera ronda, sin ningún gol a favor. Los africanos, por su parte, son eliminados recién en cuartos de final por el conjunto turco.

Brasil avanza a paso firme con dos jugadores que, como siempre, hacen la diferencia: Ronaldo y Ronaldinho, el primero buscando revancha de la final del 98 y el segundo creando y convirtiendo goles definitorios, como el que le hizo al inglés Seaman en los cuartos de final desde tres cuartos de cancha.

Alemania, siempre Alemania, avanza por su grupo, sin jugadores descollantes salvo el arquero Oliver Kahn (declarado best player del torneo) pero con la misma fórmula de siempre: fuerza, dinámica y nunca bajo ninguna circunstancia bajar los brazos.

Especial Mundiales, en esta oportunidad México 1986, un mundial que marcó a la historia argentina.


Los esperamos en Colombia 86!!! Rezaba el cartel al terminar la final del mundial 82, pero qué pasó para que finalmente fuera México, nuevamente como en el 70, el anfitrión? Las exigencias de la FIFA de 12 estadios de 40000 espectadores, 6 de 60000 y 2 de 80000 espectadores, más la obligación de construir una Torre de comunicación en Bogotá, sumado al congelamiento de las tarifas hoteleras para el personal de la FIFA desde el 01/01/1985, innumerables flotas de limusinas, jets y trenes al servicio de la comunicación del torneo hicieron que, por primera vez en la historia un país sumido en la crisis por intermedio de su presidente Belisario Betancur, declinara la designación de organizar un mundial. Es así que el 20 de mayo de 1983 se define nuevamente que México sea el país organizador. El terremoto ocurrido en ese país el 19 de Septiembre de 1985, es decir menos de un año antes de la apertura del mundial, no fue suficiente como para impedir el torneo y finalmente las 24 selecciones clasificadas pudieron competir en la mayor de las fiestas.

Se podría decir que el brutal terremoto no logró lo que si hizo la FIFA con el organizador original…

La segunda ronda fue de eliminación directa, reviendo lo dispuesto en los mundiales anteriores.

Clasificaban el primero y segundo de cada grupo (6 grupos) y los cuatro mejores terceros, para terminar de definir a las 16 selecciones que definirían la Copa.

“La Ola” como forma de festejo hace su presencia en los torneos mundiales.

España-Brasil, como en 1978. Esta vez España si hizo el gol, pero el juez australiano Bambridge no convalidó el disparo de Michel que pico medio metro adentro del arco de Carlos, pese a que las pantallas electrónicas del estadio Jalisco repetían hasta el cansancio la palabra “Gol”. El fantasma de Cardeñosa seguía vigente. Brasil finalmente triunfó 1 a 0.

El conjunto carioca llegó hasta los cuartos de final ganando todos los partidos y sin tener un solo gol en contra. Se encontró con la Francia de Platini y perdió por penales.

“Mi generación no nació para ser campeona del mundo” definió Arthur Antunes Coimbra, Zico, el Pelé blanco, en su tercer y último mundial.

Por su parte los hispánicos vencieron en octavos de final 5 a 1 a Dinamarca, la gran revelación de la fase inicial (le había ganado con baile 6 a 1 a Uruguay), con 4 tantos del “Buitre” Butragueño. En el partido siguiente cayeron, también por penales con Bélgica.

“Jugamos como nunca, perdemos como siempre” fue la definición que quedó marcada a fuego en los seguidores de la furia española.

Si se habla de Uruguay hay que dejar por sentado un antilogro de la garra charrúa, el jugador expulsado más rápido del campo de juego, el lateral José Batista a los 57 segundos de juego en el partido que empataron con Escocia. “El arbitraje del juez de Uruguay- Escocia fue perfecto hasta el minuto de juego” decían las crónicas de la época, ya que después de esa expulsión fue desbordado por los reclamos de los orientales solicitando expulsión por cualquier roce mínimo.

Su hermano sudamericano, Paraguay, en su reaparición luego de Suecia 58 no quiso ser menos y consiguió que su DT Cayetano Ré fuera el primer técnico expulsado en un mundial, en el empate del partido de grupo contra los belgas.

Sin embargo en ese mundial se jugó un excelso fútbol, con un protagonista único, Diego Maradona.

El “Pelusa” que había debutado en el mundial anterior, se consagró el mejor jugador del mundo, disputándole el podio histórico al mismísimo Pelé.

En el partido de “Las Malvinas” hizo lo que nadie contra los ingleses, dos goles con la izquierda, uno con la mano y otro con la pierna. El primero fue conocido como “la mano de Dios” y el segundo como el más fantástico gol de la historia de los mundiales. Solo este futbolista puede encarnar la viveza criolla o clásica avivada argentina y la pasión en cada uno de sus goles. Con posterioridad se supieron varias declaraciones de los ingleses que daban cuenta de la importancia que le daban a este encuentro. Decía Peter Reid, mediocampista defensivo de los europeos “El DT había recibido telegramas de la reina y de Margaret Thatcher, así que era más que un partido de fútbol”.

El técnico inglés Bobby Robson sentenció “Está bien, el primer gol lo hizo con la mano pero el segundo valió por dos”.

En 1980 Inglaterra venció 3 a 1 a la campeona Argentina en Wembley, Esa vez Maradona luego de eludir a varios defensores ingleses no convirtió por disparar en lugar de dribblear al arquero Peter Shilton. Su hermano le había dicho que era un “bobo” por patear directamente al arco y no pasarlo.

En México lo eludió y quedo en la historia como el “barrilete cósmico” que inmortalizó el relator uruguayo Víctor Hugo Morales.

“Para destacarse, Platini necesita de un equipo que se mueva al ritmo que él impone. A Maradona le basta solo una pelota” dijo el reflexivo Jorge Alberto Francisco Valdano, compañero y testigo en primera persona de las situaciones narradas.

El resto ya se sabe, Argentina fue campeón, le ganó a Alemania (cuando no) la final.

El mundial fue para Argentina. Pero el mundial fue de Maradona.

Especial Mundiales, en esta oportunidad España 1982.


El negocio que se estaba perdiendo era mayúsculo. Es entonces que en la FIFA se decide aumentar el cupo de países participantes de 16 a 24.

España tuvo la oportunidad de organizar su primer gran evento después de la ida de Franco y el mundo la posibilidad de ver al pueblo español recuperado de años de postraciones y privaciones.

Uruguay, el primer bicampeón americano, no fue de la partida. Había organizado un año antes en su tierra el “Mundialito” con la presencia de los mejores seleccionados, tanto históricos como contemporáneos (Brasil, Argentina, Alemania, Italia y Holanda) coronándose triunfador. Pero en las eliminatorias Perú le arrebata la clasificación en el mismo Centenario (cualquier semejanza con Argentina en 1970 no es antojadiza). Eso demuestra que en el fútbol sudamericano, dos más dos nunca son cuatro, generalmente tres…

Entre los nuevos, hubo 5 equipos: Nueva Zelanda, Kuwait, Argelia, Camerún y Honduras.

Argentina, mientras tanto, vigente campéon debutaba el 13 de Junio contra el subcampéon europeo Bélgica, presentando a un tal Diego Armando Maradona. Simultáneamente estaba inmerso en la Guerra de Malvinas con Inglaterra, que culminó un día después del partido antes mencionado (14 de Junio). En este aspecto es que le sucedió a un relator argentino de Radio Rivadavia, Juan Carlos Morales, un hecho sin precedentes en la historia de la radiofonía mundial: tuvo que relatar un encuentro entre Alemania e Inglaterra sin mencionar en ningún momento, por orden de la gerencia, a los segundos. Los de rojo, los rivales de Alemania, los piratas fueron los sinónimos utilizados. Muy absurdo. Muy argentino.

Si de absurdos se trata el partido entre Francia y Kuwait se llevó las palmas. Cuando Alain Giresse marcaba el cuatro gol a favor de los galos, el jeque Fahid Al- Ahmad Al- Sabah irrumpió en el campo de juego objetando la validez del tanto, aduciendo que se escuchó un silbatazo previo a la acción del gol. El árbitro ruso Stupar dio marcha atrás y anuló el gol, igualmente Francia venció 4 a 1 merced a la conquista de otro tanto. El día siguiente a Miroslav Stupar, la FIFA lo suspendió a perpetuidad como árbitro internacional. El jeque, que también tenía un altísimo cargo en el ejército, murió víctima de una metralla defendiendo el palacio Dasman en 1990 cuando las tropas de Saddam Hussein invadieron Kuwait, en lo que dio inicio a la llamada “Tormenta del Desierto”.

En el partido semifinal, continuando con los que imparten justicia, el arquero alemán Schumacher sale de manera vehemente contra el delantero francés Battiston, dejándolo inconciente, sacándole dos dientes y por último convirtiendo penal. Schumacher retorna impasible a hacer el saque de arco, el árbitro no ve nada de eso, Battiston se retira en camilla con oxígeno, Francia hace el cambio y Alemania finalmente triunfa en los penales. “Le pago los dos dientes” dijo, de manera sarcástica, el golero germano. La historia no concluye allí, ya que hacia 2008 Michel Platini, por entonces presidente de la UEFA y que estuvo en el campo de juego en aquel encuentro, recibe de regalo en un partido en Sevilla la camiseta que había usado Battistón. Se la había dejado como recompensa al médico que lo atendió en el Hospital Virgen del Rocío por los servicios recibidos.

Nicolae Rainea, rumano él, dirige el partido entre Italia y Argentina en la fase final, Gentiel, haciendo omiso honor a su apellido, toca, golpea, maltrata, persigue y hasta a veces marca a Maradona, siendo amonestado solo al final del encuentro. También tuvo que marcar a Zico y Rummenigge en el transcurso del torneo. “Puedes decirlo en tu país, Maradona es el más peligroso y el mejor jugador del mundo, por ello tuve que irle tan fuerte” comentaría a modo de excusa a un periodista argentino con posterioridad.

Si en el mundial de 1938 Austria no pudo participar porque había sido anexada al Reich, en 1978 se tomo la revancha ganándole y declarando la pública e histórica enemistad entre ambas naciones. En 1982 escribieron un nuevo y tristísimo capítulo pactando un triunfo alemán por la mínima en la única llegada en todo el encuentro. Solo ese resultado aseguraba la clasificación de ambos, dejando afuera a la sorprendente Argelia que había dado el batacazo al vencer 2 a 1 a los teutones. Ese partido fue, es y será conocido como “el partido de la vergüenza”. Las autoridades de la FIFA tomaron nota y desde ese partido los terceros encuentros de la fase de grupo se juegan simultáneamente para que no se vuelvan a repetir este tipo de arreglos ominosos.

La curiosidad la dio El Salvador en dos aspectos, llevó 20 jugadores en lugar de los 22 autorizados (sus lugares fueron ocupados por dirigentes y sus familias…) y no consiguió los videos de Hungría, uno de los 3 rivales de grupo (con Bélgica y Argentina). Ese encuentro lo pierde por 10 a 1. Es entonces que se toma dimensión que la tecnología tiene un valor preponderante en la preparación de los seleccionados.

“”Con Paolo Rossi en el ataque nuestras posibilidades de ganar el mundial quedan reducidas”. Con esa frase se despachó Gabriele Oriali de su compañero en el ataque itálico. Es que Paolo venía de dos años de parate por ser encontrado culpable del escándalo de las apuestas en el Calcio y con solo 3 partidos jugados en los que iba del año.

Nunca nadie se equivocó tanto. Luego de pasar a la segunda ronda con 1 solo gol a favor y 3 empates ganó todo. 6 goles (3 de ellos a Brasil), figura y goleador del mundial.

“Éramos fantasmas ahora somos campeones” tituló un conocido diario peninsular.

Era el peor, fue el mejor.

Continuamos con los Especiales Mundiales, hoy el imperdible Argentina 1978


“Hay dos cosas que no se perdonan en el fútbol: el penal para el visitante y el aburrimiento”. Esa frase del genial ex jugador argentino José Manuel Moreno reflejó lo que fue el partido inaugural entre alemanes y polacos.

Finalmente, y después de esperar más de 50 años, el mundial se disputaba en Argentina. Pocos países del mundo podían presentar una historia tan rica de futbolistas excepcionales y de aficiones tan entusiastas, a veces demasiado. Pocos países, también, atravesaban una turbulencia social como la Argentina en medio de un proceso militar que buscaba réditos políticos del enfrentamiento deportivo (cualquier semejanza con Italia 34 y Francia 38 no es pura coincidencia).

Los holandeses Cruyff y Van Hanegem, se autoexcluyen por la situación sociopolítica del país anfitrión. Sobre este tema se lo vio al arquero sueco Ronnie Hellstrom formando parte de la tradicional marcha de los jueves de las Madres de Plaza de Mayo en lugar de concurrir a la ceremonia inaugural. Paul Breitner, el campeón alemán, también decidió no participar de motu propio, retornando en el siguiente mundial.

“Ya ni los más ingenuos creen que la Argentina estará en condiciones de organizar el mundial. Es hora de que Brasil emprenda lo que otros abandonan” titulaba un diario brasileño en el verano del 76.

Sin embargo el mundial da inicio y nuevamente 16 equipos forman parte de él, con la misma modalidad de disputa que Alemania 74.

Por América al local se le sumaba Brasil, México y Perú.

Por Europa el campeón Alemania, Italia, Francia, Holanda, Escocia y España entre los más representativos.

Los ibéricos habían vuelto tras 12 años de ausencia, pero alguien se había equivocado en la elección del lugar de concentración. “La Martona” se llamaba la finca que invitaba al rélax de los jugadores pero por las noches los mugidos de las vacas eran tantos y con tal continuidad que fueron muchos los que hubieran preferido descansar en una parada de colectivos de la calle 9 de Julio.

Es en ocasiones como estas cuando los jugadores pasan a la posteridad por sus proezas y actitudes heroicas. O al menos así debería ser, salvo para el jugador del Betis español Julio Cardeñosa que demoró una eternidad en definir absolutamente solo frente al arco brasileño desde el punto del penal, finalmente sacada sobre la línea por el defensor carioca Amaral. Esta antiacción se la conoce como “el gol de Cardeñosa”.

Entre los exóticos Túnez e Irán. Los primeros estuvieron muy cerca de clasificar y obtuvieron el primer triunfo de un equipo africano en un mundial, 3 a 1 sobre los melenudos mexicanos, y un empate en cero con los vigentes campeones.

Los escoceses venían con pretensiones de campeonar ya que sus jugadores se desempeñaban en el fútbol inglés que había dominado las competencias de clubes europeas de los últimos años.

Cuando tuvo que enfrentar en el debut a los peruanos su DT, Ally Mac Leod, fue preciso “Muchachos, marquen al 7 y jueguen como saben”. El 7 fue marcado (Muñante) pero se olvidaron del 10, un jugador que sabía muchísimo de futbol y hasta la genialidad, Teófilo Cubillas. Los americanos vencieron 3 a 1 y Cubillas hizo un gol de tiro libre pegándole con el empeine contrario a la lógica, hazaña conquistada en los mundiales solamente por dos jugadores, el otro fue Pelé.

Holanda, el subcampéon que había revolucionado el mundo táctico cuatro años antes avanzaba  a paso firme, sin las presencias rutilantes pero con un espíritu de equipo y cabal conocimiento de sus limitaciones y virtudes. Así llegó a la final.

En este mundial un humilde club de barrio como Kimberley de Mar del Plata formó parte del grupo de Argentina… se enfrentaban Francia y Hungría y ambos se habían presentado con la casaca alternativa blanca. Es así que a los galos se les ocurre la idea de jugar con la camiseta de algún club local y es entonces que se puede decir que el Atlético Kimberley vence 3 a 1 a los magiares.

Al local, contra todos los pronósticos de favoritismo, le toca el grupo más complicado con Hungría, Francia e Italia. La derrota con los itálicos hace que se tengan que trasladar a Rosario, siendo segundos de su grupo. Y es allí donde Mario Alberto Kempes toma toda su estatura de goleador, en una ciudad y un estadio que conocía a la perfección.

“Kazimierz Deyna, tu querías ir a jugar al exterior?, pues puedes irte cuando quieras!!” le dijo el DT polaco Gmoch a su pupilo luego de que desperdiciar un penal contra la Argentina y Fillol, un arquero que encuentra la dimensión de ser el mejor de todo el torneo y del mundo.

Los locales derrotan a Perú por 6 goles, dejando dudas y dando paso a rumores de todo tipo ya que necesitaban 4 para clasificar y el arquero incaico era…argentino. Sin embargo pocos recuerdan que ambas selecciones se habían enfrentado 3 meses antes en Perú y los argentinos habían vencido sin dificultades 3 a 1.

La final estaba sentenciada, el local y la naranja mecánica.

Así como Holanda había sido noticia por su incansable e inclaudicable capacidad de generar situaciones de gol en Alemania 74, en la final produjo 49 fouls en todo el partido. La máquina de crear se había convertido en la máquina de destruir. El partido se encuentra 1 a 1 y en la última jugada del partido Rensenbrink remata al arco argentino… y el poste devuelve el balón. En el alargue los locales vencen por 3 a 1. Kempes se anota con 2 goles en la final y 6 en el torneo, siendo goleador.

En el mundo se acuña una frase “No diga gol, diga Kempes”.

Página 1 de 3

Ultimas Noticias

Ultimos Tweets

#MundialRusia2018 #Argentina no pudo contra #Islandia https://t.co/a67qN1qVWt
Hoy comienza el sueño mundial. #VamosArgentina 🇦🇷 #MundialRusia2018 https://t.co/AV0HamhBPO
Especiales Mundiales: Corea-Japón 2002 https://t.co/zepkse4lzE
Follow WWW.ROSARIOMIX.COM on Twitter

Galeria de Imagenes

Mundial Rusia 2018: Argentina no pudo contra Islandia

La tecnología dentro del balón oficial del Mundial Rusia 2018

La provincia realizó una jornada abierta sobre cáncer colorrectal en el barrio San Lorenzo de Santa Fe

Cristiano Ronaldo brilló en el empate de Portugal y España

Especial Mundiales. Corea-Japón 2002

Los Pumas compartirán una práctica abierta de rugby con chicos santafesinos

90 veces Che: junto a Fein y Lifschitz, Pepe Mujica participó de la charla en el Astengo

Zampedri aún suena

Conflicto en puerta

© 2018 RosarioMix.com Todos los Derechos Reservados