banner actis iloveimg compressed

Paulo Ferrari: "Somos responsables de las buenas y las malas"

El Loncho hizo un paréntesis en su día de descanso para analizar junto a Ovación el presente canalla sin dramatizar tanto por no haber podido ganar en la Superliga. El lateral derecho mira el futuro con optimismo

Paulo Ferrari no necesita ninguna presentación especial a esta altura de su carrera deportiva. Menos en el universo de Central. El Loncho aceptó el convite de Ovación para analizar la actualidad del equipo. Lo hizo sin poner barreras en el día de su descanso. En ese aspecto, el lateral derecho no elige aparecer sólo cuando el presente le sonríe. Todo lo contrario. Como buen referente del club da la cara cuando las papas queman. Tanto es así que ya lo demostró cuando muchos jugadores surgidos de la cantera optaron por seguir en otras latitudes leEneas cuando el equipo estaba empantanado en el ascenso.
¿Cómo analizás este presente, ya que el arranque desde afuera se ve imperfecto?
Vamos por partes. El primer partido de la Superliga fue muy positivo porque si bien empatamos con Colón, lo cierto es que merecíamos habernos quedado con los tres puntos. Luego llegó el turno de jugar por Copa Argentina ante Riestra, un rival que está en una categoría menor pero no por eso deja de ser peligroso o difícil. De hecho, muchos equipos de primera división quedaron eliminados por supuestos rivales de menor calibre. Sin embargo, nosotros pasamos de fase. Y con respecto a lo que pasó ayer (por el domingo), obviamente nos quedó un sabor amargo. Sobre todo porque queríamos el triunfo. Tal es así que incluso tendríamos que haber ganado sin discusiones. San Lorenzo no nos pateó prácticamente al arco en todo el partido. Tuvimos la pelota siempre, controlamos el juego, aunque no pudimos ser profundos como para ganarles. Por eso es que el punto nos dolió.
¿Qué sensación te deja cuando ves que tienen dos puntos?
Que recién van dos partidos.
¿Pero no te molesta, ya que Central se armó para más?
Sí, lógicamente quisiera tener muchos más puntos de lo que tenemos hoy en día. Pero hay una realidad, recién jugamos dos partidos y no perdimos. Es más, hasta el momento llevamos tres presentaciones, de las cuales empatamos dos y ganamos una. Todavía no perdimos. Trato de analizar todo y ver las cosas con otra perspectiva. Este es un equipo que se armó hace poco porque llegaron muchos nuevos compañeros y debemos entendernos todos aún. Esa también es una realidad. A eso le sumo que se fueron jugadores muy importantes también. Hay que ver todo. Además, los arranques son muy difíciles. Y más para nosotros que cambiamos prácticamente la columna vertebral. Hubo cambios y se siente. Pero no por eso vamos a dramatizar. Estoy convencido de que vamos a ir progresando con el devenir de los partidos. Hay un compromiso muy grande por parte de este plantel y cuerpo técnico. Entiendo que por ahí muchos desean ver a Central más arriba, pero si hay alguien que siempre quiere ganar es este grupo. Independiente de todo, creo que estamos por el buen camino, aunque a la vez sabemos que debemos seguir mejorando.
¿Por qué le cuesta a Central arrancar cuando Boca, River o Vélez, que fue de lo más flojo la pasada temporada, lo hicieron a otro ritmo?
Hay ejemplos para todos los gustos. Te puedo nombrar que hubo otros que también están abajo y esperaban más. Pero no hay que mirar a los otros. Nosotros siempre tratamos de pensar en nosotros mismos. Como grupo tenemos dos objetivos. Uno es por la Superliga y el otro es por Copa Argentina, donde estamos bien. Mientras que en el torneo local nos quedó esa sensación amarga porque no pudimos ganarle a San Lorenzo. Pero tampoco hay que volverse tan loco.
¿Y cuál fue estado de ánimo que hubo en el vestuario, ya que ustedes saben
bien cuándo valorar
un punto o lamentarlo?
Que empatamos un partido que queríamos y merecíamos haberlo ganado. Sobre todo teniendo un hombre de más durante un tiempo.
¿Eso les dolió más?
Sí, obvio. Teníamos un jugador de más y queríamos ganar. Más aún cuando el rival no te pateó casi nunca al arco. Pero bueno, tenemos que mejorar en algunos aspectos para que no nos vuelva a pasar lo que sucedió en nuestra cancha ayer (por el domingo).
¿Coincidís con que con las
partidas de Cervi y Lo Celso
se quedó sin un conductor
y por eso ahora sufren
la falta de generación?
Y, mirá los jugadores que nombrás. Se nos fueron dos jugadores de gran nivel. Es lógico que nos haya pasado eso. Las cosas buenas cuestan además. Además, lo más difícil en el fútbol es eso, el último pase, la última pelota de gol. Por eso es que también valen tanta plata esos tipos de futbolistas. Ahora nos queda ir adaptándonos como lo hicimos también durante el pasado torneo. Esto es así. Por eso, lo único que tengo en claro, es que de esto se sale con laburo y sin buscar excusas.
¿Se dramatiza más el empate ante San Lorenzo de lo
que realmente fue?
Lo único que sé es que si ganábamos estaríamos hablando de dos triunfos y un empate en tres partidos. Otra sería la situación y contexto. Pero el fútbol es así y hay que aceptarlo y enfrentar todo lo que viene. Como integrante del plantel sólo puedo garantizar que entrenamos cada día para mejorar y progresar. Y que cada vez que salimos a una cancha es para ganar.
¿Qué opinás de que por un lado se habla de exitismo por los resultados que no aparecen, pero por otro la realidad marca que Central no logra despegar en
esta Superliga?
Lo que pasa es que recién van dos partidos. Vamos a esperar un poco más. Es todo muy reciente. El fútbol, además, siempre fue exitista. Y a eso no lo vamos a cambiar. Lo que queda es ir el lunes a tratar de ganarle a Temperley, es así. No pensamos en otra cosa además que no sea esa. Si bien el miércoles (mañana) volveremos a entrenar, por la cabeza del jugador de Central siempre pasa ganar.
¿Pero sos consciente de que los puntos que se pierden ahora se lamentan después. De hecho, no clasificaron
a la Sudamericana por
muy poquito?
No clasificamos porque habíamos hecho un primer semestre muy malo. Pero si mirás el segundo, fue muy bueno y nos llevó a pelear hasta la última fecha para ver si entrábamos a la copa. Uno o dos partidos los podés pilotear. Pero acá el problema es cuando hacés un mal semestre.
¿A qué le atribuís entonces este presente?
A que recién arrancamos el torneo y debemos conocernos más entre todos. A eso le sumo que contra Colón y San Lorenzo merecíamos haber ganado, pero también sé que esto es fútbol. No siempre gana el mejor. De hecho, ayer (domingo) tuvimos la posesión de la pelota casi todo el partido, pero no pudimos desnivelar. Y ellos, con poco, se llevaron un punto de nuestra casa. Por eso es que nos quedó ese sabor amargo también.
Más allá de todo la gente quedó dolida porque
San Lorenzo presentó un equipo alternativo.
Sí, entiendo al hincha porque siempre quiere ver a Central ganar. Pero en este caso se vio que fuimos superiores. Lógico que a todos nos quedó esa amargura por no haber podido lograr un triunfo como queríamos.
¿Sentís que a Central se le exige un poco más porque viene estando mezclado en el pelotón de los protagonistas en los últimos torneos?
Puede ser, pero está bueno que pase eso. Me pone contento que se nos exija mucho más. Nadie se quiere conformar con un empate. Por eso es normal que nos pidan más. Si lo hacen es porque también ven que podemos dar mucho más.
Hablás de dar más, pero en ese sentido quien está dando qué hablar es Martínez.
Sí, ni hablar. Mauri es un gran jugador. Tiene mucha calidad. Pero hay que ver algo, que no es casualidad. El otro día dijo que este es un club que lleva un período de adaptación. Y él lo padeció porque recién ahora está rindiendo como todos esperaban. Tenía que pasar por ese paso obligado que es conocer lo que es el mundo Central. Acá hay muchas presiones y él se está destacando. Me pone contento porque jamás bajó los brazos.
¿Y te sorprende que Ruben siga sin convertir desde
hace mucho tiempo?
No me preocupa porque en cualquier momento se destapa. Marco atraviesa por una situación y un momento especial, nada más. Pero para que Ruben haga goles, nosotros también debemos colaborar. Porque en esto, solo no se logra nada. Acá es el equipo el que tiene que estar fino y aceitado.
¿A Carrizo le pasa que se le fue Teo Gutiérrez y se quedó sin socio para generar juego?
Esto pasa por una cuestión de conocimiento más que nada. Es cierto que Pachi se entendía muy bien con Teo. Pero recién se destacaron en el último semestre porque a Gutiérrez le costó seis meses adaptarse a Central. Hay que ver todo.
¿Desde lo personal estás con otro tipo de confianza, ya que venís jugando seguido?
Puede ser. El semestre pasado pude jugar muchos partidos, pese a que peleaba el puesto con el Tucu (Salazar). Hoy en día me siento bien y tengo la suerte de ser titular. Pero a la vez tengo en claro que para ganarme el puesto debo dar al máximo en cada práctica. Porque Paolo es claro cuando dice que hay titulares y suplentes, pero también que si ve a algunos mejor que otros, lo cambia. Acá nadie tiene el puesto asegurado. En ese sentido, el técnico es muy justo con todos y además intenta sacarnos la presión. Da la cara en todo momento por este grupo y no te miente nunca.
Nada que ver al
anterior proceso.
Lo único que digo es que Montero es frontal en todo momento. Demostró además con hechos que el plantel está por encima de todo ante todo. Pero a la vez nosotros sabemos que somos responsables de las cosas buenas y las malas que pasan a nivel deportivo.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses

banner digitalsport