Junio 17, 2018

Continuamos con los especiales Mundiales. En esta oportunidad Corea-Japón 2002.


Luego del año 2000 y no habiendo ocurrido nada en el Y2K, el primer mundial del nuevo milenio se traslada a Asia y, por vez primera, dos países comparten la concreción y organización del mismo: Corea del Sur y Japón. Ya en la Eurocopa del año 2000 se hizo el primer experimento exitoso de organización compartida entre Bélgica y Holanda.

La puja política entre ambos organizadores (que parte de la ocupación nipona durante la Segunda Guerra Mundial) hizo que durante el partido inaugural el emperador japonés, Akihito, se ausentará de la fiesta. El presidente coreano Chong Mong Joon afirmó “es como si la novia o el novio no se presentarán a una boda, porque no es una cuestión de gusto, sino de obligación”.

Los debutantes en ésta oportunidad fueron 4: Senegal, Eslovenia, China y Ecuador.

En las eliminatorias se produce la mayor goleada de la historia de los partidos organizados por FIFA. Australia vence 31 a 0 a Samoa Americana, a razón de un gol cada 3 minutos.

En esta ocasión, al ser dos seleccionados de los llamados débiles los organizadores, y debiendo garantizarse el acceso mínimamente a segunda ronda de los locales (en pos de garantizar la continuidad de los negocios publicitarios y en definitiva el éxito del mundial) las ayudas arbitrales fueron indisimulables.

El encuentro de octavos de final entre Corea e Italia fue dirigido por el ecuatoriano Byron Moreno. Expulsa a un italiano, Francesco Totti (“hemos jugado once contra doce” definiría locuazmente) luego de la protesta por un clarísimo penal no sancionado y anula un gol, además de inclinar constante y considerablemente la cancha. El árbitro reconoció expresamente, con posterioridad, que su arbitraje perjudicó a los europeos. Hacia Septiembre del mismo año la FIFA lo suspende por 20 partidos por su arbitraje en Liga de Quito y Barcelona, ambos de su país. En 2010 es arrestado por tráfico de drogas en el aeropuerto de Nueva York, donde con posterioridad pasó 30 meses de prisión en una cárcel del mencionado Estado. De Moreno poco, de oscuro mucho.

Italia, por su parte, juró vendetta y el Perugia, de la segunda división del Calcio, expulsa inmediatamente de sus filas a Ahn Jung Hwan, el delantero coreano que convirtió el gol de oro y los eliminó del torneo. El periódico Il Messaggero titula “Llegó a Perugia en un Daewoo y de Perugia se irá a patadas en el culo”, cerrando la parabólica metáfora.

Curiosa paradoja la de los azzurros, en el 66 los elimina Corea del Norte, en el 2002 sus primos del Sur. Podría decirse que garantizar que no se independice ningún estado de alguna de las dos Coreas se ha convertido en cuestión de Estado para el primer Ministro italiano…

En cuartos de final el perjudicado, siempre contra Corea, fue España, al anulársele dos goles lícitos. El referee fue el egipcio Gamal al Ghandour.

“Si España no ganó fue porque ellos no quisieran que lo hiciéramos” sentenció Iván Helguera, delantero hispánico refiriéndose a los árbitros. Si bien el egipcio no fue sancionado como el ecuatoriano, su arbitraje siempre fue puesto en duda y más aún tras el escándalo que se desató en la FIFA en 2011 con comprobaciones de arreglos de partidos.

Argentina, por su parte, comete uno de los errores más comunes en éste tipo de competencias, llega a su pico de rendimiento un año antes del Mundial, venciendo de punta a punta en las eliminatorias, pero quedando eliminado en primera ronda de la Copa.

El vigente campeón Francia debuta perdiendo ante el debutante Senegal y también se retira en primera ronda, sin ningún gol a favor. Los africanos, por su parte, son eliminados recién en cuartos de final por el conjunto turco.

Brasil avanza a paso firme con dos jugadores que, como siempre, hacen la diferencia: Ronaldo y Ronaldinho, el primero buscando revancha de la final del 98 y el segundo creando y convirtiendo goles definitorios, como el que le hizo al inglés Seaman en los cuartos de final desde tres cuartos de cancha.

Alemania, siempre Alemania, avanza por su grupo, sin jugadores descollantes salvo el arquero Oliver Kahn (declarado best player del torneo) pero con la misma fórmula de siempre: fuerza, dinámica y nunca bajo ninguna circunstancia bajar los brazos.

Especial Mundiales: Francia 1998


El hito histórico por excelencia en la vida del pueblo francés fue, sin dudas, La Toma de la Bastilla.

Más de 200 años después se replicó en menor medida esa hazaña en la misma tierra, cuna de la libertad. Irán, el pequeño país asiático que desde 1979 estaba en constante tensión política con el gigante Estados Unidos, lo enfrenta en la fase de grupos del Mundial galo.

“La Gran Bestia” llamaba Irán a EEUU. “La madre de todos los partidos” tituló el presidente de la Federación Americana de Fútbol al match.

Antes del encuentro se intercambiaron flores y banderines y se declaró el día del Fair Play. Fue la primera vez que a las mujeres asiáticas se les permitía ver un partido de fútbol. Y la última, ya que el posterior partido con Alemania no pudieron observarlo. Irán vence 2 a 1 y da una vuelta olímpica para conmemorar su hazaña. Jeff Agoos, jugador americano dijo al terminar el encuentro “En noventa minutos hicimos más por la paz que nuestro país en veinte años”.

El fútbol, a veces, consigue derribar barreras que la política supo construir.

Sesenta años después Francia vuelve a ser sede de un mundial. Es la primera vez que se utilizan los teléfonos móviles y la Internet. Es el debut del formato de 32 equipos formando parte del torneo. Se introduce la modalidad de mostrar los minutos adicionados en el cartel electrónico que poseía el cuarto árbitro.

Por último, también por primera vez se definen los partidos igualados por “Gol de Oro”, que tuvo su estreno en el triunfo por 1 a 0 de Francia contra el Paraguay de José Luis Félix Chilavert en octavos de final.

Varios debutantes, Croacia, Jamaica y Japón (casualmente todos en el grupo H con Argentina) y Sudáfrica, retornado al ámbito mundial tras el apartheid.

También se aprecia una curiosidad. Edgar Davids, combativo volante de Surinam que milita en Holanda (como sus ilustres compatriotas del pequeño país sudamericano Gullit, Rijkaard, Seedorf y Kluivert entre otros) sufre de glaucoma y comienza a competir con unas gafas especiales adaptadas a tal efecto. No fue el primero, Leopold Kielholz ya había disputado el mundial de 1934 jugando para Suiza con ese imprescindible accesorio.

Un jugador logra un hito inédito y único al día de hoy, convierte para dos selecciones en mundiales. Yugoslavia en 1990 y Croacia en ésta Copa. Se trata del volante Robert Prosinecki. Como si eso fuera poco, cabe destacar que su lugar de nacimiento fue Alemania… Croacia fue la sorpresa de la Copa y obtiene el tercer puesto, con el goleador del mundial Davor Suker.

Entre Nigeria y los guaraníes se encargaron de eliminar a España del mundial en primera ronda.

Los hispánicos vuelven a la furia, dejando de lado la lírica, su DT el vasco Javier Clemente era aquél que dirigía al Bilbao cuando un jugador suyo, Goikoetxea lo quebró en los años 80. Suya es esta frase, que lo pinta de cuerpo entero “Le dije a Goiko que fuera duro con Maradona, pero es que a mi me dijeron que Maradona era un Dios del Fútbol, ¿desde cuándo los dioses se lesionan?. No es culpa mía, me informaron mal”. Por su parte los nigerianos habían perdido la inocencia, dos años antes ganaron la medalla de oro en los JJOO de Atlanta al vencer en la final a Argentina.

Brasil avanzaba por su sector con varios jugadores excelentes y uno excepcional e insustituible: Ronaldo Luís Nazário de Lima, el gordo.

Argentina logra el puntaje ideal en su grupo y vence por penales a Inglaterra. Este encuentro fue el que registró más conexiones de Internet en todo el mundial, ya que más de 70 millones de usuario ingresaban para ver como iba el partido. En cuartos Holanda lo enfrenta y lo despoja de todas sus ilusiones de continuar en carrera al vencerlo 2 a 1.

El local Francia posee un plantel con la calidad y capacidad para reeditar el viejo axioma de que los locales deben salir campeones (Uruguay 30, Italia 34, Inglaterra 66, Alemania 74 y Argentina 78) con un descollante sucesor de Platini: Zinedine Zidane. Hijo de inmigrantes argelinos, aprendió mucho de su ídolo Enzo Francéscoli en su breve paso por el Marsella, de tal manera que uno de sus hijos se llama Enzo.

Es entonces, que siguiendo una lógica casi preestablecida se enfrentan en la final los locales y Brasil. Pero algo sale mal en los sudamericanos y Ronaldo la noche anterior sufre lo que en aquel momento de creyó que era un ataque de epilepsia (después desmentido ya que en realidad se trató de un problema cardíaco).

Su compañero de habitación Roberto Carlos declaró “Estaba más amarillo que nuestra camiseta”.

Juega la final solo por los compromisos publicitarios y los locales ganan, gustan y golean venciendo 3 a 0.

El padrinazgo francés sobre los cariocas en los mundiales se acrecienta, ya que los vencieron y eliminaron en 1986, 1998 y posteriormente en 2006, contra solamente un triunfo de Brasil en 1958.

“Les bleus” de esta manera y con total justicia se suman al lugar que tenían reservado en el Olimpo del fútbol.

Especial Mundiales: USA 1994


Diana Ross fue la cantante norteamericana elegida para hacer la apertura de su mundial. Debía, siendo parte del repertorio de la ceremonia inaugural, rematar un penal con un arquero improvisado y, como primer medida, acertarle al arco para que posteriormente éste se rompiera. El arco se rompió, pero el penal salió desviado por varios metros. No importó demasiado, la fiesta debía continuar.

En el encuentro de octavos de final entre México y Bulgaria un defensor mexicano (Bernal) se cuelga del arco para rechazar un cabezazo rival. Lo que no logró la artista lo hizo el defensor.

El arco se rompió, más precisamente el parante interno que sostenía la red, y es entonces que se reemplaza el arco. “Sale el arco entra el arco” dirían los comentarios.

Bulgaria aprovecha el parate y vence  de la mano de su estrella Hristo Stoichkov, para posteriormente acceder a las semifinales, en lo que fue su mejor presentación en una Copa del Mundo.

Lógicamente, en el auge del comercio y las comunicaciones, la elección de Estados Unidos como sede de la Copa caía de maduro. Estaba todo asegurado.

Los árbitros utilizan por primera vez atuendo coloridos, los jugadores lucen sus nombres también por vez primera en las camisetas e incluso, para que ningún detalle pase desapercibido, escriben los números que portan tanto en la espalda como en el pecho. EEUU sabe mucho de cómo promocionar el deporte, pero poco de los nombres de quienes lo practican.

Se incorpora la posibilidad de realizar un tercer cambio, reservado solamente al arquero, pero con posterioridad al mundial ampliado a cualquier jugador y ,concordantemente, se otorgan 3 puntos a cada equipo que triunfa, desvalorando de esa manera a aquel que apueste al empate.

En su encuentro de grupo contra los locales el defensor Andrés Escobar (con futuro de capitán y a punto de ser adquirido por el Milán de Italia) marca un gol en contra y elimina a su equipo antes que a ningún otro.

El diario Crónica de Argentina titula “Colombia salió primero” en una vaga venganza del 0 a 5 sufrido por los gauchos 9 meses antes en el estadio Monumental.

Al volver a su país, Escobar da un reportaje y declara “La vida no termina aquí, es solo un partido de fútbol”. Diez días después lo asesinan en Medellín dos narcotraficantes por las pérdidas de dinero generadas con su autogol en las apuestas clandestinas.

Para continuar con este luctuoso derrotero en 2002 un compañero de plantel suyo, Hernán Gaviria, cae fulminado por un rayo antes de iniciar un entrenamiento con su equipo, el Deportivo Calí.

Y para concluir en 2003, el delantero camerunés Marc Vivien Foe que participó de USA 94, muere súbitamente en un partido de la Copa Confederaciones casualmente contra Colombia…

Dos hitos irrepetibles hasta el día de hoy se hacen presentes en un mismo partido, Rusia y Camerún. Oleg Salenko convierte 5 goles en un mismo partido y Roger Milla es el goleador más viejo en marcar en un mundial con más de 42 años. El partido concluye 6 a 1 para los rusos y ambos equipos quedan igualmente eliminados. El drama y la comedia, y no en ese orden.

Argentina fue como potencia y tras un deslumbrante debut goleando y gustando contra Grecia, ocurre lo inesperado. Doping positivo contra Nigeria de Maradona, el alma absoluta de la selección. “Me cortaron las piernas” fue su defensa. Defensa que estuvo ausente en el partido de octavos de final contra Rumania (su figura Hagi tranquilamente podría haber nacido en un potrero de Buenos Aires) y fin del  sueño.

Un hermoso y único trabalenguas hace su casual aparición en los octavos de final: Irlanda-Holanda en Orlando.

La FIFA actúa de oficio ante dos faltas descomunales: Leonardo, defensor de Brasil, le fractura el cráneo de un codazo al yanqui Tab Ramos. “Pensé que me moría” diría posteriormente el jugador local. Cuatro fechas de suspensión y 7000 dólares como punitorio fue su sanción.

El italiano Mauro Tassotti emula al carioca y le fractura la nariz al español Luis Enrique. 7 fechas de suspensión fue su pena.

Pero como mayor punición, ambos defensores se perderían la mayor ambición de cualquier futbolista, disputar la final del mundial a la que arribaron tanto Brasil como Italia.

En los amarillos sus estrellas eran Bebeto y Romario, que transformaban en fútbol todo lo que tocaban, en una escuedra que no respetó su historia gloriosa de toque y magia, pero que entendió que 24 años de sequía eran suficientes para ganar con cualquier herramienta, lícita y no tanto.

Italia tenía dos cracks en sus filas, un elegante e impasable líbero como Franco Baresi (en un Milán que ganaba todo) y un delantero magistral llamado Roberto Baggio.

En la final más aburrida de la historia, el cero a cero no pudo ser modificado.

Ya en la tanda de penales fallaron los diferentes italianos Baresi y Baggio y Brasil se coronó primer tetracempeón de la Copa Mundial.

Fue un justo homenaje para un pueblo que tres meses antes había sufrido la muerte de uno de sus más grandes ídolos en un accidente automovilístico en Ímola: Ayrton Senna da Silva.

Especial Mundiales: hoy Italia 1990


El Maracanazo de la vergüenza. Así se definió a la parodia que realizó el equipo chileno en el último partido eliminatorio camino al segundo mundial a disputarse en Italia. Una bengala cayó en el área chilena y su arquero, Roberto Rojas, se desvaneció al instante. Un tumulto, sangre en el rostro del jugador y partido suspendido. Luego se comprobó, y para ello fue fundamental el aporte fotográfico del periodista de “El Gráfico” Ricardo Alfieri, que la bengala había caído a dos metros de Rojas y que los cortes fueron autoinflingidos. Brasil al mundial y Chile suspendido hasta el Mundial 98. Por su parte Roberto Rojas, considerado el mejor arquero del mundo entre 1987 y 89, fue marginado a perpetuidad de las canchas de fútbol y recién fue amnistiado por la FIFA en 2003. Una pena porque en la Copa América disputada en Argentina en 1987 Chile había apabullado 4 a 0 a Brasil en Córdoba, tenía armas legales, y muchas, para clasificar.

Por cierto la persona que lanzó la bengala (una muchacha brasileña de 24 años llamada Rosenery Mello) fue posteriormente tapa de Playboy en honor al mérito por la clasificación lograda. Fallece en 2011 a causa de un aneurisma cerebral. Un periódico trasandino tituló en ese momento “El fútbol chileno perdió a una de las figuras claves de su historia”.

Si bien ese mundial representó el Apocalipsis de Rojas, fue la presentación de otro ídolo efímero, un tal Paul Gascoigne.

Jugó e hizo jugar a toda Inglaterra a su ritmo, peleando y creando en cada centímetro de la cancha y llevando a los isleños a la semifinal de un mundial desde México 70. Un gran futuro profesional en Italia (jugó en Lazio). En la semifinal es recordada su imagen llorando cuando fue amonestado en el minuto 119 del alargue contra, cuando no, los alemanes. Es que sumada a otra amonestación que acarreaba del partido anterior con Camerún se iba a perder la final. Inglaterra se desmorona y pierde por penales esa opción. Drogas, peleas callejeras, abuso del alcohol, sobrepeso, bromas pesadas a su compañeros y rivales (incluso hacer el ademán de amonestar al arbitro Smith al devolverle las tarjetas que se le habían caído al suelo al momento de devolverselas) hicieron un cóctel que “Gazza” y sus seleccionadores no pudieron superar.

En 1998 cuando el DT y ex compañero inglés Glen Hoddle le anuncia que no lo tendrá en cuenta para el mundial, a raíz de la publicación de fotos que lo mostraban consumiendo alcohol, se avalanza sobre él queriendo golpearlo. Es el fin del díscolo jugador.

España presenta la “Quinta del Buitre” (Michel, Sanchís, Martín Vázquez, Pardeza y Butragueño), y queda eliminado en octavos de final por dos goles del yugoslavo Stojkovik.

En el segundo, de tiro libre, aún le siguen achacando la responsabilidad a Michel (el mismo del gol no cobrado con Brasil en México 86), ya que formando parte de la barrera corrió la cabeza y la pelota ingresó por allí dejando sin chances al portero Zubizarreta.

El mundial se desarrolla con el mismo formato que el anterior, es decir 24 equipos. El campeón vigente Argentina y el local Italia tienen su participación asegurada. Costa Rica hace su debut mundialista y en su rol de “Cenicienta” consigue clasificar en su grupo a costas de Escocia y Suecia, de la mano de su DT, un viejo trotamundos del fútbol, Bora Milutinovic.

Es bueno aclarar que Escocia, que alguna vez hasta fue candidato a ganar un mundial (1978), se presenta por séptima vez en un mundial y posee el deprimente récord de ser la selección que, con tamaña asiduidad a las Copas del Mundo, jamás ha logrado superar la primera rueda.

Se podría entonces dar crédito al refrán “Dios inventó el whisky para que los escoceses no dominen el mundo”.

Colombia vuelve tras 28 años y clasifica a la segunda vuelta, tras un recordadísimo empate contra Alemania, con un gol gritado por toda Sudamérica de un tal Freddy Rincón. Y presenta a René Higuita, un arquero que sentó escuela siendo una mezcla de genio (ataja un penal a Yugoslavia) y grotesco (quiere eludir al camerunés Milla y le regala el gol) partido tras partido.

Maradona (cuando no Maradona) vuelve a realizar la “Mano de Dios”, esta vez en el arco argentino deteniendo un remate ruso. El arbitro danés no ve la acción y el partido lo gana Argentina 2 a 0, produciéndose el debut de Sergio Goycochea a raíz de la lesión sufrida por el titular Nery Pumpido. En el encuentro contra Brasil el diez argentino arma una jugada monumental apilando 3 jugadores brasileños y habilitando a Caniggia para hacer su gol consagratorio.

El local Italia es salvada por figuras que salen del banco de suplentes como Schillaci y Baggio que la llevan hasta la semifinal, donde es derrotada por Argentina en los penales (Goycochea adquiere fama de héroe).

Alemania accede a la final y se enfrenta con Argentina. Una Argentina disminuida por varias ausencias debido a sanciones y lesiones.

Pedro Monzón tiene el privilegio de ser el primer expulsado en la final de una Copa. Para no sentirse solo, Dezotti le hace compañía hacia el final del encuentro.

Alemania gana por un penal ejecutado por Brehme (con su pierna inhábil) y toma revancha de la final del torneo anterior, coronándose un justo ganador.

Fue el último mundial para países como Alemana Federal, Checoslovaquia, Yugoslavia y URSS. La caída del muro de Berlín desencadena una serie de decisiones políticas de las cuales el fútbol no puede ni debe escindirse.

Especial Mundiales, en esta oportunidad México 1986, un mundial que marcó a la historia argentina.


Los esperamos en Colombia 86!!! Rezaba el cartel al terminar la final del mundial 82, pero qué pasó para que finalmente fuera México, nuevamente como en el 70, el anfitrión? Las exigencias de la FIFA de 12 estadios de 40000 espectadores, 6 de 60000 y 2 de 80000 espectadores, más la obligación de construir una Torre de comunicación en Bogotá, sumado al congelamiento de las tarifas hoteleras para el personal de la FIFA desde el 01/01/1985, innumerables flotas de limusinas, jets y trenes al servicio de la comunicación del torneo hicieron que, por primera vez en la historia un país sumido en la crisis por intermedio de su presidente Belisario Betancur, declinara la designación de organizar un mundial. Es así que el 20 de mayo de 1983 se define nuevamente que México sea el país organizador. El terremoto ocurrido en ese país el 19 de Septiembre de 1985, es decir menos de un año antes de la apertura del mundial, no fue suficiente como para impedir el torneo y finalmente las 24 selecciones clasificadas pudieron competir en la mayor de las fiestas.

Se podría decir que el brutal terremoto no logró lo que si hizo la FIFA con el organizador original…

La segunda ronda fue de eliminación directa, reviendo lo dispuesto en los mundiales anteriores.

Clasificaban el primero y segundo de cada grupo (6 grupos) y los cuatro mejores terceros, para terminar de definir a las 16 selecciones que definirían la Copa.

“La Ola” como forma de festejo hace su presencia en los torneos mundiales.

España-Brasil, como en 1978. Esta vez España si hizo el gol, pero el juez australiano Bambridge no convalidó el disparo de Michel que pico medio metro adentro del arco de Carlos, pese a que las pantallas electrónicas del estadio Jalisco repetían hasta el cansancio la palabra “Gol”. El fantasma de Cardeñosa seguía vigente. Brasil finalmente triunfó 1 a 0.

El conjunto carioca llegó hasta los cuartos de final ganando todos los partidos y sin tener un solo gol en contra. Se encontró con la Francia de Platini y perdió por penales.

“Mi generación no nació para ser campeona del mundo” definió Arthur Antunes Coimbra, Zico, el Pelé blanco, en su tercer y último mundial.

Por su parte los hispánicos vencieron en octavos de final 5 a 1 a Dinamarca, la gran revelación de la fase inicial (le había ganado con baile 6 a 1 a Uruguay), con 4 tantos del “Buitre” Butragueño. En el partido siguiente cayeron, también por penales con Bélgica.

“Jugamos como nunca, perdemos como siempre” fue la definición que quedó marcada a fuego en los seguidores de la furia española.

Si se habla de Uruguay hay que dejar por sentado un antilogro de la garra charrúa, el jugador expulsado más rápido del campo de juego, el lateral José Batista a los 57 segundos de juego en el partido que empataron con Escocia. “El arbitraje del juez de Uruguay- Escocia fue perfecto hasta el minuto de juego” decían las crónicas de la época, ya que después de esa expulsión fue desbordado por los reclamos de los orientales solicitando expulsión por cualquier roce mínimo.

Su hermano sudamericano, Paraguay, en su reaparición luego de Suecia 58 no quiso ser menos y consiguió que su DT Cayetano Ré fuera el primer técnico expulsado en un mundial, en el empate del partido de grupo contra los belgas.

Sin embargo en ese mundial se jugó un excelso fútbol, con un protagonista único, Diego Maradona.

El “Pelusa” que había debutado en el mundial anterior, se consagró el mejor jugador del mundo, disputándole el podio histórico al mismísimo Pelé.

En el partido de “Las Malvinas” hizo lo que nadie contra los ingleses, dos goles con la izquierda, uno con la mano y otro con la pierna. El primero fue conocido como “la mano de Dios” y el segundo como el más fantástico gol de la historia de los mundiales. Solo este futbolista puede encarnar la viveza criolla o clásica avivada argentina y la pasión en cada uno de sus goles. Con posterioridad se supieron varias declaraciones de los ingleses que daban cuenta de la importancia que le daban a este encuentro. Decía Peter Reid, mediocampista defensivo de los europeos “El DT había recibido telegramas de la reina y de Margaret Thatcher, así que era más que un partido de fútbol”.

El técnico inglés Bobby Robson sentenció “Está bien, el primer gol lo hizo con la mano pero el segundo valió por dos”.

En 1980 Inglaterra venció 3 a 1 a la campeona Argentina en Wembley, Esa vez Maradona luego de eludir a varios defensores ingleses no convirtió por disparar en lugar de dribblear al arquero Peter Shilton. Su hermano le había dicho que era un “bobo” por patear directamente al arco y no pasarlo.

En México lo eludió y quedo en la historia como el “barrilete cósmico” que inmortalizó el relator uruguayo Víctor Hugo Morales.

“Para destacarse, Platini necesita de un equipo que se mueva al ritmo que él impone. A Maradona le basta solo una pelota” dijo el reflexivo Jorge Alberto Francisco Valdano, compañero y testigo en primera persona de las situaciones narradas.

El resto ya se sabe, Argentina fue campeón, le ganó a Alemania (cuando no) la final.

El mundial fue para Argentina. Pero el mundial fue de Maradona.

Página 1 de 2

Ultimas Noticias

Ultimos Tweets

#MundialRusia2018 #Argentina no pudo contra #Islandia https://t.co/a67qN1qVWt
Hoy comienza el sueño mundial. #VamosArgentina 🇦🇷 #MundialRusia2018 https://t.co/AV0HamhBPO
Especiales Mundiales: Corea-Japón 2002 https://t.co/zepkse4lzE
Follow WWW.ROSARIOMIX.COM on Twitter

Galeria de Imagenes

Mundial Rusia 2018: Argentina no pudo contra Islandia

La tecnología dentro del balón oficial del Mundial Rusia 2018

La provincia realizó una jornada abierta sobre cáncer colorrectal en el barrio San Lorenzo de Santa Fe

Cristiano Ronaldo brilló en el empate de Portugal y España

Especial Mundiales. Corea-Japón 2002

Los Pumas compartirán una práctica abierta de rugby con chicos santafesinos

90 veces Che: junto a Fein y Lifschitz, Pepe Mujica participó de la charla en el Astengo

Zampedri aún suena

Conflicto en puerta

© 2018 RosarioMix.com Todos los Derechos Reservados